CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD

“La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública” (Ludwin Edler)
Por FerMan

En días pasados, para ser más exactos, el 29 de octubre del presente año, en Campeche, AMLO señalaba que el “Feminismo y los Derechos Humanos eran alentados por el neoliberalismo para saquear a México”, ¡vaya que la ignorancia es atrevida! Sí, así como se lee, en una de sus acostumbradas mañaneras señalaba López Obrador que “el neoliberalismo promovía el feminismo, el ecologismo, la defensa de los derechos humanos, la protección de los animales y los llamados nuevos derechos para saquear a México a sus anchas”. Y que, continuaba diciendo Andrés Manuel, “las agencias internacionales que apoyaban el modelo neoliberal, el cual es un modelo de pillaje, donde corporaciones se apropian de bienes del pueblo, estas mismas corporaciones financiaban y lo siguen haciendo a grupos ambientalistas, supuestas defensores de la libertad”.
Inclusive señaló a los Estados Unidos como uno de los que financiaba a grupos ambientalistas en México para oponerse a su gobierno y que por eso, y lo reproduzco literal, “iba a acabar con el régimen corrupto y todas esas asociaciones, llamadas de la Sociedad Civil”. Las anteriores manifestaciones de López Obrador, prenden los focos de alerta por el peligroso significado que envuelven, pues es de dominio público que el Presidente de México, ha señalado como enemigos del pueblo a todo aquel que se oponga a sus intereses, levantando acusaciones sin fundamento alguno con el único objetivo de intimidar a quienes no piensan como él.
En principio podemos aclarar que, de acuerdo a los antecedentes de los derechos humanos, los mismos vienen a ser derechos naturales inherentes a toda persona o ser humano, que el Estado, de ninguna manera los otorga, sino que debe reconocerlos para protegerlos y garantizarlos; en el mismo contexto, de donde ha salido la malévola ideología de género, en donde se enmarca el feminismo radical, ha sido precisamente de la izquierda, socialismo o comunismo, misma ideología que comparte y defiende AMLO, lo cual demuestra su inmensa ignorancia o su máxima perversidad.
De una cosa tiene razón López Obrador, cuando señala que Agencias Internacionales financian a estos grupos de la Sociedad Civil, pues ciertamente, hay organizaciones internacionales como la “Open Society Foundation” de George Soros y la “Planned Parenthood” que financian algunas asociaciones y colectivos que defienden todo lo que es anticristiano, como el feminismo radical y el aborto, entre otros supuestos derechos, pero dichas organizaciones o instituciones internacionales, además de tener un interés económico, han demostrado tener una tendencia a la ideología neomarxista, misma que practica y defiende AMLO.
Ahora bien, el querer acabar con las Organizaciones de la Sociedad Civil, realmente son acciones de los gobiernos autoritarios, que como primera estrategia, eliminan las instituciones autónomas de sus gobiernos para centralizarlo todo y poder tener el mayor control y una vez que todo el aparato de gobierno se encuentra bajo su control, entonces siguen con acciones para desaparecer aquellas organizaciones de la sociedad civil que no estén de acuerdo a sus intereses o se opongan a sus proyectos, y para ello se valen precisamente de las instituciones de seguridad pública del Estado, las cuales son desviadas de sus funciones con la finalidad de amedrentar, perseguir, encarcelar y en la mayoría de las veces, desaparecer a quienes se enfrenten a tan nefastas decisiones de su gobierno.
Todo lo antes señalado pareciera utópico, sin embargo, es la realidad que están viviendo los ciudadanos de Nicaragua y Venezuela, donde el sistema político es el mismo que llevó y mantiene en el poder a López Obrador. Es por ello que, aún y cuando es parcialmente cierto lo manifestado por el Presidente AMLO, el trasfondo de sus manifestaciones son mucho más peligrosas de lo que pareciera.
Por tal razón debemos estar muy alertas y no permitir que se realicen acciones tendientes a desaparecer las Organizaciones de la Sociedad Civil, mucho menos aquellas que son genuinas defensoras de los verdaderos derechos humanos.
“Fiat Justitia, Pereat Mundus”.

Mostrar más
Botón volver arriba