DERECHO Y POLÍTICA

Desnutrición en el nuevo sistema de salud
Por CARLA CABELLO

La puesta en marcha del Instituto Nacional para Bienestar (Insabi), bajo ninguna regla de operación, ya cosechó lo que sembró y no sólo aumentó la mala imagen que tiene el gobierno federal sino que también perjudicó a miles de personas que pasan por alguna situación grave de salud.
Ver las imágenes de hombres y mujeres en los distintos medios de comunicación reclamando los medicamentos a los que por el simple hecho de ser humanos les pertenecen; la atención médica, el cobro por el mal servicio que se les brindó, entre otras tantas irregularidades, confirmaron lo que imaginé desde un principio y, es haber tomado la mala decisión de eliminar el Seguro Popular.
Las políticas públicas que ha tomado la “cuatro-te” en materia de salud no fueron lo suficientemente estudiadas por expertos pues han comenzado a jugar con la vida de personas que tienen padecimientos graves y su única opción para tratarse es, precisamente, lo que ahora se denomina el Insabi.
También observé en diferentes redes sociales que seguidores del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, al igual que él, comenzaron a justificar el error garrafal que se cometió y argumentaban que el Seguro Popular era un sistema corrupto y quienes se beneficiaban de éste eran los funcionarios públicos de sexenios pasados.
Y las preguntas que me hago cada vez que escucho a López Obrador decir que hay corrupción, son: ¿y dónde están las investigaciones? ¿por qué no hay persecución del delito de manera oficiosa? ¿por qué no hay ningún detenido? ¿dónde está la diferencia entre ustedes, el PRI y el PAN?
Bajo ninguna circunstancia dudo que hubiera corrupción en el Seguro Popular, pero me parece que era mejor corregir las anomalías que fueron detectadas, perfeccionar la atención que se brindaba, aumentar el catálogo universal del servicio de salud, hacer licitaciones más transparentes, entre un universo de acciones que se pudieron haber hecho antes de crear un sistema improvisado y ponerlo a funcionar.
Lo que sí es un hecho, es que la transición entre lo que fue el anterior mecanismo de salud y el Insabi no será fácil; habrá que esperar y observar cómo se va madurando el tema y pido porque los enfermos también tengan el tiempo que necesita la federación para perfeccionar y quitar toda la corrupción existente.
Que mi expresión te haga pensar.

Mostrar más
Botón volver arriba