Luka Doncic (34+9) inicia la temporada a lo grande: victoria, récord y… ¡gritos de MVP!

primer partido que ya es un jugador importante en la mejor liga del mundo. En el triunfo de los Dallas Mavericks, por 108-100 sobre los Washington Wizards, el jugador esloveno se fue hasta los 34 puntos (12 de 19 tiros de campo, 4 de 9 triples y 6 de 8 tiros libres), nueve rebotes, tres asistencias y dos robos de balón en 34 minutos de juego. El American Airlines Center de Dallas, el pabellón de los Mavs, acabó rendido a su jugador franquicia: «MVP, MVP».

El ex del Real Madrid, que estuvo a punto de batir su récord anotador en la NBA (35 puntos), fue un quebradero de cabeza para la defensa de los Wizards, que acabaron desquiciados con él. Doncic desplegó todo su repertorio en ataque y a sus ya famosos triples con ‘step back’, les añadió unas cuantas penetraciones en las que consiguió engañar a sus defensores para finalizar de la forma más elegante.

Al final, sus 34 tantos le sirvieron para logar otro récord de precocidad: la mayor anotación de un jugador menor de 21 años en una apertura de temporada.

Pero el partidazo del joven balcánico no disimula el pobre último cuarto que firmaron los Mavs, con Luka sentado en el banquillo durante muchos minutos. El conjunto de Texas finalizó el tercer periodo 23 arriba (91-68) y prácticamente acabó ‘pidiendo la hora’ llegando a estar con un +7 (104-97. Cuando más apretaban los Wizards ahí emergió la figura de Kristaps Porzingis. El ala-pívot sentenció el choque con un alley oop servido por Jalen Brunson y acabó el choque con 23 puntos (3 de 7 desde el triple) y cuatro rebotes.

En el bando de los Wizards, Bradley Beal fue el máximo anotador con 19 puntos, aunque el escolta acabó en el vestuario antes de tiempo por dos técnicas consecutivas y con una pobre serie de 1 de 11 en tiros de tres. El japonés de primer año Rui Hachimura fue de los más destacados en el equipo de la capital de Estados Unidos con un doble-doble de 14 tantos y 10 rechaces.

Mostrar más
Botón volver arriba