EU exige a Turquía cese al fuego en Siria y envía a Pence como mediador

El Gobierno de Donald Trump pidió a Turquía «un alto el fuego inmediato» en Siria este lunes tras anunciar sanciones a tres altos funcionarios e informar que elevará drásticamente los aranceles al acero en respuesta a la operación militar iniciada por Ankara la semana pasada.

El vicepresidente Mike Pence declaró ante la prensa que encabezaría una delegación a Turquía a petición del mandatario en un esfuerzo por detener el avance militar. Precisó que Trump habló más temprano con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Las sanciones elevarán los aranceles de acero en Turquía al 50 por ciento, el nivel que mantuvo hasta mayo, y Estados Unidos detendrá las negociaciones sobre un pacto comercial de 100 mil millones de dólares, señaló Trump en un comunicado publicado por la tarde.

La administración también sancionó a los ministros de Defensa, Energía e Interior de Turquía, indicó el secretario del Tesoro de EU, Steven Mnuchin.

Trump firmó una orden ejecutiva, una que se anunció el viernes, que permite la imposición de sanciones. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha estado trabajando con la senadora Lindsey Graham para aprobar una legislación que impondría severas restricciones al país.

«Estoy completamente preparado para destruir rápidamente la economía de Turquía si los líderes turcos continúan por este camino peligroso y destructivo», dio a conocer Trump en el comunicado.

Los expertos en sanciones aseguran que la administración podría haber impuesto restricciones la semana pasada si hubieran querido, y que la charla de Trump sobre futuras sanciones es más un mensaje para satisfacer a los legisladores frustrados que pueden tener una mayoría a prueba de veto para aprobar una legislación.

«Si supieran lo que querían hacer, ya lo habrían hecho», destacó Brian O’Toole, miembro del Consejo Atlántico, que trabajó anteriormente en la unidad de sanciones del Departamento del Tesoro. Llamó al anuncio de Trump «débil» y espera que el Congreso apruebe una legislación más estricta.

El anuncio es un esfuerzo por contener el daño de la decisión de Trump de mantenerse a un lado si Turquía ingresaba al norte Siria, esencialmente dando a Erdogan una ‘luz verde’ para llevar a cabo la operación.

Erdogan afirma que la ofensiva es necesaria para hacer retroceder a los militantes kurdos y reasentar a los refugiados, pero el rápido avance hacia Siria ha provocado la condena internacional y las acusaciones de crímenes de guerra.

El año pasado, Trump aumentó los aranceles de acero a las importaciones turcas y luego los recortó en mayo al 25 por ciento. A pesar de esa reducción, las importaciones de Turquía a Estados Unidos no se han recuperado.

Las importaciones estadounidenses de acero turco alcanzaron las 12 mil 749 toneladas métricas en agosto, 88 por ciento menos que en el mismo mes del año anterior, según datos de la Oficina del Censo estadounidense.

No estaba claro de inmediato por qué Trump sostuvo que se necesitaba una nueva orden ejecutiva para imponer las sanciones.

Trump también remarcó que detendría las negociaciones comerciales con Turquía, mismas que el secretario de Comercio, Wilbur Ross, anunció en un discurso en Ankara el mes pasado. El acuerdo debía incluir las industrias de muebles, mármol, automóviles y aviación civil.

La decisión de Trump sobre la retirada de las tropas expuso a las milicias kurdas aliadas de Estados Unidos a los ataques, con el riesgo de un resurgimiento de ISIS y una masacre de los kurdos.

Las fuerzas kurdas que anteriormente lucharon junto a EU advirtieron que es posible que ya no puedan asegurar los campos y las cárceles que retienen a los yihadistas de ISIS, incluidos los europeos cuyos países de origen no los quieren de vuelta.

La ofensiva militar transfronteriza de Turquía ha provocado la muerte de cientos de «terroristas» desde que comenzó el miércoles pasado, según el Ejército de Turquía.

Antes del anuncio de la administración de Trump, Graham de Carolina del Sur buscó la ayuda de Pelosi para imponer sanciones a Turquía. La pareja estaba preocupada de que Trump no impondría sanciones lo suficientemente fuertes.

«Cuando nos encontramos en una situación en la que el presidente dio ‘luz verde’ a los turcos para que bombardearan y desatara efectivamente a ISIS, debemos tener un paquete de sanciones más fuerte de lo que sugiere la Casa Blanca», tuiteó Pelosi el lunes.

Trump hixo hincapié en que Estados Unidos no tolerará los «ataques indiscriminados contra civiles, la destrucción de la infraestructura civil y los ataques contra minorías étnicas o religiosas».

El presidente dijo que «una pequeña huella» de las fuerzas estadounidenses permanecerá en Al-Tanf, en el sur de Siria, para luchar contra ISIS.

Mostrar más
Botón volver arriba